Una carta de Amor

Yo le dije…

“Siento que nuestra relación no puede ir más allá.

No podemos hablar, ni compartir…

Me pasa con todo el mundo en estos últimos tiempos de individuación.

Y mola el desapego

Y la soledad también…

Pero compartir solo desde el Alma…a veces me hace llorar”

Te abrazo… ”   (y le mandé una flor)

 

El me contestó:

“Ya…eres mi amiga, mi hermana…me siento muy unido a ti…

Te abrazo…yo con eso, como he vivido casi toda la vida lejos de todo (soy de otro continente y me he movido por el mundo), tengo una relación tranquila, fijo los amores y en ese mar de certezas me muevo, para poder vivir…

En esa decisión ha habido de todo, pero sobre todo confirmaciones de que quiero y me quieren a pesar de los espacios y el tiempo.

Te quiero.” (y me mandó una flor)

 

Una conversación por whatsapp

Imagen: Miriam León ( y su arte)

Confío

El cielo, lleno de nubes, lleno de luz, azul eterno… La tarde de ayer estuvo llena de cielo y de viento de esta inestable primavera que no nos abandona con sus cambios …

Inestable lo que se me pasa por el corazón, este profundo momento de profundo compartir. Una tarde en la que la soledad del camino parece desvanecerse para dejar paso a los vínculos del corazón. Y una y otra vez me sorprendo espantando a manotazos los apegos, los recuerdos, la necesidad, el te pido y no me das… Existe una fina línea entre lo que es compartir lo que siento y expresar lo que necesito, lo que me falta de ti, y si no estoy muy atenta enseguida estaré quejándome por las esquinas, de la soledad y recontando, una vez más, quien está y quien no está. Quien me acompaña en mi ruta y quien apareció únicamente para mostrarme mis propias capacidades, mi luz, la fuerza que despliego en todo lo que hago. Ser capaz mola y de vez en cuando una palmada en la espalda,  también mola,  un abrazo de fuerza y amor que me indique que no me he desviado de la dirección….

Esa dirección que no sé cual es, ni sé si está al norte o al sur, no sé si avanzo o giro sobre mí misma. Por hoy tengo la vista pegada al horizonte, en un punto fijo del que no distingo su contorno, ni la distancia que me separa de él, pero me dirijo convencida que voy en la dirección correcta, enfocada y atenta. Y sola, una vez más sola, porque el horizonte es grande y tu punto de enfoque no es el mio, tú sigues tu intuición y yo los latidos de mi corazón. Caminamos en el sentido que la vida nos marca. Yo confío. Últimamente esta es mi palabra: confío.

Confío en la fuerza que se me sale por los poros, hoy.

Confío en un camino que no sé adonde me lleva. Pero estoy en movimiento!

Confío en que no tengo el control así que solo me paro a escuchar el latido del corazón, pura comprobación a cada instante de que estoy viva.

Confío en lo que tiene que pasar. En las espinas y las gracias de la vida confío. En el dolor y en la soledad confío. En lo que se rompe y en lo que está por llegar. En lo que deseo y no tengo y lo que me llega y quiero más.

Confío en un momento de sol que me calienta el alma y en la luz que me deslumbra cuando salgo de mi casa. Confío en estas letras descolocadas formando frases sin sentido porque expresan lo que soy, expresan la fuerza del corazón y la alegría de caminar, muerta de miedo, caminar, alma en vilo, caminar, sola, caminar, amando, caminar, perdonando, caminar, aprendiendo, caminar, sintiendo, caminar. Llorando, a veces llorando, caminar…

Y el cielo de una primavera. Y los mismos versos, los de siempre, me acompañan.

“Y es la fuerza que te lleva
Que te empuja y que te llena
Que te arrastra y que te acerca a dios
Es un sentimiento casi una obsesión
Si la fuerza es del corazón
Es algo que te lía una descarga de energía
Que te va quitando la razón
Te hace tropezar te crea confusión
Seguro que es la fuerza del corazón
Es la fuerza que te lleva……”

Para siempre

A veces lloro cuando veo una película romántica. Me emocionan esas historias de amor entre un hombre y una mujer que, se conocen, se aman, se separan, se reencuentran y se funden en un apasionado abrazo, un cálido beso, en los labios,  en la boca…mmm… la boca…

Y lloro.  Cada vez lloro. Aunque conozca la historia, siempre se escapan por entre las rendijas del corazón bonitos sentimientos, de amor. Romántico amor….

Y hoy he vuelto a llorar, esta vez  con la historia de un hombre enamorado, Amor incondicional y eterno, Amor más allá del amor romántico, Unidad, Uno para siempre, Amor para dejar de existir y solamente sentir, Amor que trasciende lo peor de nuestras vidas, hablo de Amor y no del de película, sino del de corazón… Inolvidable. Imborrable. Eterno.

Y me acuerdo cuando te conocí. Me acuerdo del primer abrazo. Me acuerdo que te elegí… Me acuerdo…

Nada era lo normal y todo sucedía sin remedio… Me acuerdo del calor de tus manos. Me acuerdo de la paz en tus palabras. Me acuerdo de la calma en tu mirada. Me acuerdo…

Caminando hacia la parte más desconocida del océano, mirando al frente, despacio e irremediablemente, sintiendo frío, sintiendo miedo, sintiendo…

Cómo no acordarme… Hoy, leyendo la historia más humana de la obra de un hombre sabio y racional de no fácil comprensión… Ken Wilber, su nombre no importa. Reflexión tras reflexión… Pasa su vida estudiando y ampliando cada palabra que publica para ir más allá aún… Organizador no solo de  las palabras, sino también de los conceptos, los pensamientos, las ideas, hasta los sentimientos. Y entre tanta sabiduría descubro una historia de AMOR, pero en grande….muy grande….

Muere su compañera y socia de vida y en medio del dolor tiene un sueño:   una gota de agua cae en medio del océano y se funde con la Totalidad. Él es esa gota y Ella el océano y él comprende que en la búsqueda de su reencuentro con Ella, porque así se lo prometieron,   se halla la manera de regalarse tiempo para despertar, para reconocer, para amar.

“Cada vez que tú y que yo, o cualquiera que la conociese, actúe de manera íntegra, honrada, fuerte y compasiva, volveremos a reconocer la mente y el alma de Ella. Así que la promesa que le hice de volver a encontrarla, supone en realidad el compromiso de encontrar mi propio corazón iluminado”
Ken Wilber.

Auténtico Amor. Después del amor.

 

 

Mi tesoro…

Cuando llegas a cierta edad te crees que ya lo has vivido todo, que no te queda nada por aprender. Parece que las experiencias se han afianzado en tus carnes y que el corazón ha tejido una malla protectora para impedir que una vez más te sientas encogido, arrasado por el dolor y la tristeza…

La tristeza del corazón..

Pena es una cosa pero la tristeza…ay… es un pellizco que me nubla la luz del sol y me crea un nudo en la garganta,  profundo, en una zona no identificada de mi cuerpo o de mi mente, no sé…

El dolor no tiene niveles, simplemente duele.

Como los días pasan y los años más, poco a poco me he ido acostumbrando a ciertas cosas, esas que dicen que son propias de la edad… Jo con la edad. Ahora estoy más en calma, en paz, la lucha inútil no me mueve, ni la útil tampoco. Me he vuelto egoísta ???  Mi equilibrio es lo más importante pero para alcanzarlo he tenido que colocar cada pieza del puzzle en su sitio y como han pasado tantos días hasta llegar a hoy, que es cuando reflexiono al respecto, crei yo que quedaban pocas piezas por colocar…Y lo más amado lo fui depositando en manos de la Vida, en el rincón más cálido, mullido y tierno que pude hallar para tan preciado tesoro.

Y creí que con eso ya había cumplido. Pero tras tantos días que ya son años, éstos que me habitan, he comprendido, hoy, sin ir más lejos hoy,  que aún debo dar un paso más. De desapego y aceptación. De amor incondicional. De la incomprensión de lo que sucede a la comprensión del Amor profundo.

Mis hijos.

Mi mayor tesoro.

Eran tan pequeños…

Los cuidé, los mimé, alimenté sus días y sus noches y les regalé mi corazón en cada caricia y en cada canción. Hoy son hombres de bien. Son hombres de Amor. Y aunque lejos ya caminan al paso que la Vida les enseña…. Y aunque les sigo con la mirada hasta la lejanía como el arquero sigue a su flecha, creí saber lo que son y es que son todo menos míos.

Hoy ha cambiado algo. Hoy es un después tras el antes. Una comprensión profunda acerca del Amor, de la entrega y del apego (mejor dicho, desapego), me visita y me hace llorar porque nada sé y todo amo. Nada sé y todo entrego. Nada sé y sola lloro.

Ya no son míos y nunca lo fueron pero siento que se van…

Un poco más lejos. Aunque anidan en mi Alma…

Y me puede el llanto y la tristeza. Ese pellizco que no me deja respirar.

Sola vine. Sola estoy. Fue bonita la experiencia de compartir mi Vida con vosotros y hoy os dejo marchar. Hoy lo digo de verdad. Hoy lo siento como nunca. Hoy lo lloro para siempre.

Acerca de los hijos dijo Khalil Gibran:

“Podéis dar cobijo a sus cuerpos pero no a sus almas, pues sus almas habitan en la casa del mañana, que vosotros no podéis visitar ni siquiera en vuestros sueños”

Ni en vuestros sueños conoceréis el Amor que siento… !!! Gracias por darme el vuestro.

Toda una vida…

La incomunicación en la pareja conduce al aislamiento , ese que fomenta la sensación de soledad. Hablar tranquilamente, algo de empatía e incluso un intercambio airado, sin que se transforme en ataque son formas que permiten madurar a la pareja.

Y es que los años van pasando y la persona que eras ya no eres. No eres un producto envasado al vacío inalterable para siempre. La etiqueta cambia porque la transformación sucede….y menos mal! Ahora eres mucho más sabia, mucho más consciente, ahora sientes lo que vives… Y la vida nos regala nuevos enfoques y planteamientos vitales, y los límites cambian, la autenticidad aflora…nuestra verdad. El personaje ya nos pesa…

Bella por dentro. Y bella por fuera!

Y da vértigo, natural…. Ya no eres la misma y tu gente es otra gente porque tu mirada es otra mirada.  Tu mente se renueva y parece más exigente, aunque lo que pasa es que se convierte en más de verdad y el entorno parece más hostil. Es tiempo de  honesto sentir, de individualidad, el respeto de compartir, y también experimentar! y cambiar! meditar, respirar, danzar, escapar, amar, vivir….

Palabras nuevas. La única guía… el Amor.

Y a él… no puedes cambiarle. No quieras cambiarle!. No creas en la manipulación. No pretendas que se adapte a tu sueño. Deja que viva el suyo! Y así te liberas tú y  le liberas a él y los días son más suaves y los juicios, sin condena.  Y sin crítica, únicamente profundo respeto…

Muchos años de convivencia  arrojan un elevado saldo de Amor, espacio de dulce compartir, cuidado mutuo, placentero camino, pero hay que saber en qué dirección  caminamos. Vamos juntos y la carrera ya ha amainado el ritmo, este es momento de mirarse, de re-encontrarse, libre de máscaras y personajes. Ahora que  la cuenta bancaria ya no aprieta tanto, los pequeños no interfieren a cada rato…..tal vez el amor romántico está deteriorado y el sexo magnificado.

Entonces digo: Es Amor Consciente nuestra parada.

Porque los principios en la pareja cambian y la forma de pensar y los acuerdos y compromisos también. Los contratos deben revisarse para poder incluir nuevas y amorosas cláusulas que respondan al presente momento vital, a la verdadera identidad que asoma… Eso es!. La auténtica que eres y que ya no reconoces ni en tu cuerpo ni en tus ojos, ni…

Un toque transpersonal permitiría a cada uno comprender que las actitudes y comportamientos son fruto de un proceso coherente y que todo el dolor y las desaveniencias de una vida han desembocado, sin duda, en crecimiento. Este nivel permite mirar más allá , mucho más allá de las apariencias

Si, aquí me bajo, es Consciente el Amor…es mi parada…

Los días transcurren en la paz de saber que todo está debidamente dispuesto, que no existen soluciones mágicas que sobrepasen el Amor.

Nada que hacer. Solo observar.

Porque te amo.

 

Fotografía: Miriam León (y su amorosa mirada)

Me parto de risa!!!!!

Esta tarde he estado en el cine. Tarde de risa y entretenimiento. Me encanta reir!

A veces nos reímos de la vida pero otras se nos clava en las entrañas y no reímos, no…

Es frecuente vernos reflejados en las historias ajenas y a veces hasta nos sacuden, nos cuentan cosas… de nosotros.. eso que anda por ahí, bien colocado, tanto… que solamente lo vemos afuera, únicamente se refleja en el exterior.

Pues eso, una bocanada de aire fresco. Eso he sentido hoy!

Una alegria inusitada. Muchas ganas de reir y de pasarlo bien y bailar y danzar, y gritar y hacer locuras otra vez, y caminar por la vida… con los ojos llenos de risa. Y las lágrimas llenas de amor…

Todos los días nos pasan cosas, mil situaciones de negación,  mil palabras que no salen de nuestra garganta, mil reacciones de miedo, y otros mil dardos clavados en el corazón de mil formas distintas, en forma de amigos, trabajo, angustias, pena y tristezas. Renuncia a expresarnos. Miedo a mostrarnos. Negación y ausencia de valor y autenticidad. Al fin solo eso….

Y la peli me ha recordado que el miedo está en mi mente! Que no pasa nada! Que nunca pasa nada, o mejor dicho, siempre pasa lo que tiene que pasar… Vivimos encapsulados en el miedo, y éste nos devora, miedo al futuro, miedo a la bronca, al otro, a la multa, al marido, a la familia. Miedo a decir no. Miedo al rechazo, al juicio, a no ser bueno, a no ser amado, a no ser reconocido. Miedo a la soledad, al silencio. Miedo!!!!

Una tarde de cine y película de risa. Y de lágrimas. Porque he llorado en un alarde de sinceridad conmigo misma, esto ha sido toda una colleja en forma de risa, sí, ya lo he dicho, sana risa y llanto de emoción y de vida.

La vida espiritual no es triste, es auténtica! Y me muestra la parte más alegre de mí misma. Me reconozco en el baile, en la música, en la alegría, y hoy también lo hago en la libertad de expresarme tal y como siento. Ya está bien hombre!!!!

No quiero más dramas en mi vida!  Alaska, transgresora como siempre traspasa mi alma. En forma de risa!!!!

Gracias. A la risa. A la vida. Esta tarde toca reir. Y cuando toquen lágrimas…gracias.

Escucha la canción y ríete!!!!

“No quiero más dramas en mi vida
Solo comedias entretenidas
Así que no me vengas con historias de celos
Llantos y tragedias, no
Si me llamas para lo de siempre
No te molestes
No me interesa ya
Lo repito por si no lo entiendes
Me cansa estar triste
Y no me compensa más
He decidido enterrar el dolor y la pena
Voy a olvidarme de los problemas
Deja de quejarte sin descanso
Es aburrido y ¿de qué sirve?
Piensa que el futuro sigue en blanco
Que nada está escrito
Que todo es posible
He conseguido borrar de un plumazo las fobias y manías
Ha sido fácil son tonterías
No quiero más dramas en mi vida
Solo comedias entretenidas
Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no”

 

Qué difícil es ser yo…

Este pedazo de mi…para Silvia.

Esta que soy, este personaje que veis, que no es gratuito, que no aparece de la nada, no… Es el producto de todo lo que llevo vivido y aunque es muy fácil mirarme y hacerse una imagen de mi, tú no tienes idea de todo lo que yo he experimentado para llegar hasta aquí.

He trascendido a mi familia, ese núcleo amoroso que abraza y  daña. Seguí el primer camino que encontré porque era lo correcto y lo que tocaba en ese momento…. Tuve que estudiar, trabajar, convertirme en alguien digno a los ojos de los demás. Caminé a ciegas siguiendo todos los pasos para ser aceptada y pasaron los años y amé y me desamaron, corrí y me caí mil veces, y otras tantas me perdí… El camino hizo su parte de desgaste y desilusión. Inevitable.  Y lo más grande es que durante todo ese tiempo estaba convencida que hacía lo correcto y que andaba recto, porque no veía nada más delante de mis ojos, porque solamente miraba el camino que se me desplegaba, la vida me empujaba. Yo no elegía, yo optaba por lo que había…

Hoy reconozco en cada hoyuelo de mi cuerpo una experiencia y un aprendizaje. Los años han pasado y todavía siento la vida pasar a través de mi, más que nunca, AHORA.  Y reconozco que no ha sido tarea fácil llegar. Hasta mí, llegar… Tal vez fue el miedo. O la ignorancia. Osadía a lo mejor. Me invade un NO SÉ muy grande y es que no pretendo enjuiciar el camino recorrido aunque sí valorar en lo que me he convertido.

Complicado esto oiga….

El despertar de la conciencia no es sencillo. Es un compromiso de por vida. Y a tiempo completo. Descubrirme en cada aliento y aprender de cada lágrima. Sentir el dolor hasta el alma!, hasta que ésta se deshace… Caer al suelo tras cada rechazo y hundirme en la tristeza después de cada abandono….  Y salir: SÍ A LA VIDA!                                                                                        No. Trabajarse el alma no es tarea fácil… Mucho más intenso que una sesión de spinning. Mucho más comprometido que la dieta de la semana. Mucho más profundo sí… Mucha voluntad, toda mi voluntad al servicio de lo que soy de verdad!!!. Mucha fuerza en el corazón para rendirme, humildemente,  ante algo más grande que yo. Más poderoso. Verdadero y real. La fuerza del  Ser. Mi esencia. Y la tuya…

Y he tenido que llegar hasta aquí tras la carrera y en la madurez de mi cuerpo liberar mi mente para reconocer mi Luz, esa que ilumina cada día, cada tarde de domingo, cada pequeña desilusión, cada instante de soledad, todo esto que nos pasa, y es que, como siempre digo, la vida nos ocurre…

Qué difícil es ser yo…

Paso a paso. No decaigo. Me desperté! La pasta de dientes se escapó del tubo….imposible volver a meterla dentro…. Despierta aunque a veces confundida. Despierta aunque a veces aterrada. A veces perdida en mis sueños. Pero despierta.

Qué dificil es ser yo.

Imágen: Miriam León (y su Alma)